Papa Francisco aprueba beatificación del Dr. José Gregorio Hernández

Este 19 de junio, en una audiencia con el Cardenal Angelo Becciu, el Papa Francisco autorizó el decreto promulgado por la Congregación para la Causa de los Santos que concede la beatificación al Dr. José Gregorio Hernández.

El día de ayer, el ‘médico de los pobres’ como es conocido en Venezuela, había sido confirmado como el nuevo beato del catolicismo durante una plenaria de cardenales celebrada en la ciudad de Roma; solo se esperaba la respuesta del Papa.

La Comisión Teológica de la Congregación para las Causas de los Santos aprobó por unanimidad -en enero de este año- el milagro de Yaxauri Ortega, una niña de 10 años del estado Guárico, en los llanos venezolanos, que había recibido un disparo en la zona temporoparietal derecha de su cabeza y no fue intervenida sino hasta 50 horas después de la herida, perdiendo masa encefálica en el proceso.

Sin embargo, fue dada de alta 20 días después contra todo pronóstico.

La causa para llevar a José Gregorio Hernández a los altares data de 1949.

En una visita que hizo el presidente Nicolás Maduro a Roma, hace siete años, el mandatario expresó al sumo pontífice «el clamor del pueblo venezolano: la beatificación del Santo del Pueblo, el Dr. José Gregorio Hernández».

Este jueves, el jefe de Estado manifestó su júbilo por el anuncio de beatificación del ‘médico de los pobres’.

“¡Que Alegría! A 7 años de llevar nuestra petición al Papa Francisco en Roma, los Cardenales de la Santa Sede aprobaron la beatificación del Santo del Pueblo, el doctor José Gregorio Hernández. ¡Las plegarias del pueblo han sido escuchadas! Estamos cerca de este grandioso momento”, manifestó.

José Gregorio Hernández nació el 26 de octubre de 1864 en el pueblo de Isnotú, en el estado de Trujillo. Estudió medicina y, sin dedicarse completamente a la vida religiosa, fue un devoto católico desde temprana edad.

Falleció luego de ser embestido por un coche en Caracas en el año 1919 y, desde entonces, ha sido venerado por numerosos creyentes, principalmente en Latinoamérica donde se le atribuyen la cura de varias enfermedades.

A continuación el decreto del Vaticano:http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2020/06/19/0348/00799.html